Skip to content

¿Por qué no cierra la puerta del garaje?

¿Por qué no cierra la puerta del garaje? Existen diferentes motivos que pueden ocasionar que el garaje de tu vivienda o negocio no se cierre por completo. Conocer los fallos más comunes te ayudará a solucionar estos problemas y, en este post, tienes todas las claves. 

¿Por qué no cierra la puerta del garaje? Causas y soluciones

Las puertas automáticas de garaje, ya sean residenciales o industriales, se componen de diversas piezas mecánicas que requieren de tareas de cuidado y conservación periódicas para operar correctamente. Por ello, cuando no logra cerrarse del todo, lo más probable es que sea consecuencia de la falta de un mantenimiento adecuado.

Y, ¿cuáles son los fallos más comunes por los que no cierra la puerta del garaje? Te detallamos los principales a continuación.

Sensores fotoeléctricos o infrarrojos sucios

Si tu puerta de garaje no cierra del todo, puede deberse a que los sensores fotoeléctricos o infrarrojos estén sucios y, al detectar cualquier obstáculo, se detenga por completo para evitar daños. Si este es el problema, la solución pasa por limpiar ese “ojo eléctrico”.

Obstáculos en las puertas de garaje exteriores

Si tienes una puerta de garaje corredera y está instalada en una zona exterior es conveniente que, de forma periódica, realices una limpieza en sus inmediaciones. Piensa que, en estos casos, es habitual que se acumulen hojas, piedras, insectos… lo que puede provocar que el sistema no funcione correctamente.

Resortes de torsión rotos

Los resortes de torsión se ubican en una barra situada por encima de la abertura de la puerta de garaje que, por lo general, tiene un par, uno a cada lado del centro. Pues bien, si uno de ellos se rompe, la puerta no cerrará completamente.

Para resolver este fallo deberás contar con la ayuda de una empresa especializada como Portagal, ya que los resortes de torsión no son fáciles de cambiar o sustituir. De hecho, pueden suponer cierto peligro si no se conoce su funcionamiento.

Problemas con los resortes de extensión

Los resortes de extensión están situados en la zona superior de ambos lados de la puerta del garaje y, si se rompen, también provocan problemas relacionados con el cierre del automatismo.

Si se quiere solventar la avería es recomendable llamar a un especialista. Aunque su reparación o sustitución no es tan arriesgado como en el caso de los resortes de torsión, es importante seguir algunas medidas de seguridad.

Desgaste de las poleas

¿Otro de los motivos por los que no cierra la puerta del garaje? A veces, el fallo se encuentra en el desgaste de las poleas. Para solventarlo conviene contactar con una empresa especializada que se encargue de alinear o reemplazar las poleas.

Vías dobladas

En ocasiones, cuando la vía se dobla puede ocasionar fallos en la apertura o cierre de la puerta de garaje. Si sucede esto, será necesario ajustar, enderezar o sustituir la vía por otra para solucionar el problema.

Portagal, expertos en puertas automáticas en A Coruña

En Portagal estamos especializados en mantenimientos preventivos y correctivos de las puertas automáticas. Nuestro equipo técnico cualificado y de gran trayectoria profesional se encargará de solventar cualquier avería y de conservarlas para que se mantengan en un estado óptimo.   ¿Deseas más información? Contáctanos. Te asesoramos sin compromiso.

Artículos

Relacionados

Puertas automáticas de cristal

¿Estás buscando una forma de mejorar la estética y la funcionalidad de tu espacio? Las puertas automáticas de cristal podrían ser la solución perfecta para